/ Ciencia

De Mayor Quiero ser CRIMINÓLOGA...

Querido yo del futuro,

Te escribo esta carta porque los mayores me han dicho que cuando sea como ellos me hará mucha ilusión leer "mis reflexiones" de cuando era pequeña.
No sé por qué las han llamado reflexiones... para mí son planes de futuro. En fin...

Yo quiero ser investigadora. Cuando sea mayor quiero dedicarme a investigar tooodooo. Sé que es algo que me apasiona porque soy curiosa, siempre estoy indagando, metiendo la nariz en todo y tengo mucha paciencia.

Sin ir más lejos, ayer vi entrar una avispa por la ventana, mi madre tenía la masa de croquetas en la encimera y yo, en vez de salir corriendo o matar a la avispa observé. Observé con paciencia como se posaba, como movía sus patas y como hacía una pelotilla de masa y se iba volando con ella. La seguí. Fui por el jardín persiguíendo a esa bola de masa de croquetas voladora que llevaba una avispa pegada y ví como se metía en un avispero. ¡Descubrí que en el limonero teníamos un avispero! Cuando se lo conté a papá fue con un spray antimoscas y las roció. Miles de avispas salieron furiosas y de recuerdo, mi padre se llevó dos picaduras en el moflete. Las tenía que haber dejado tranquilas, total, solo se llevaron una bolita de masa de croquetas... Creo que de mayor no quiero ser apicultora ni entomóloga...

¡Pero a lo mejor soy criminóloga! El otro día el perro de mi vecina apareció envenenado. Me dio mucha pena y me pareció muy injusto porque Toby era muy cariñoso y un perro fiel. Decidí investigar por mi cuenta. Rastreé todo el jardín de mis vecinos en busca de algún indicio y... ¡tachán! encontré una moneda de 2€. ¡Para la hucha!. Seguí buscando pruebas y descubrí unas huellas de zapato. Me parecían muy grandes para ser de la Señora Juana. Ella es una mujercilla menuda que calza un 36 o menos. Creo que mi pie es más grande... Las huellas que encontré eran pisadas de botas. Botas de montaña que hacen esos dibujos tan característicos. Seguí las huellas y vi algo que me llamó la atención. ¿Salchichas? Corrí a casa en busca de unos guantes, una bolsa de plástico transparente y volví sobre mis pasos para investigar que era eso. Ya en casa, mi madre y yo analizamos la salchicha y tenía restos de unos polvos amarillentos por dentro... Sospechoso... Muy sospechoso... Mi madre habló con el veterinario. Le llevamos las muestras y pudo comprobar que desgraciadamente era un veneno y coincidía con el que había matado a Toby. La Señora Juana me dio las gracias por el descubrimiento que había hecho y yo... yo estuve toda la noche sin dormir pensando en las injusticias que se cometían en el mundo y que la única manera que había de combatirlas era haciéndome criminóloga.

traces-1025017_960_720

Yo del futuro, seguiré contándote anécdotas y planes de futuro para que no te dé por hacer lo contrario a lo que pienso hoy.

¡Adiós!